29 jul. 2011

No pases momentos amargos, cómete un helado


Bueno y quién no ha tenido un día malo últimamente? Incluso cuando el sol está más radiante aparece una nubecita cargada a dañarte el día. Es la vida, qué se le va a hacer!

Sin embargo, tenemos a la mano un remedio sencillo y delicioso: en momentos de desesperación, qué rico un helado! Ojo no me refiero al tarrado ese enorme que se comen con cuchara y en pijama las entusadas en película gringa. Me refiero a hacer, de manera consciente, el ritual completo:

 
    1.  Elegir el helado: un momento para tomárselo con calma, ver todas las opciones, probar un poco si hay dudas, descubrir de qué se tiene ganas y tomar una buena decisión.
      
    2. Asumir la decisión con ganas y hasta el fondo: un helado terapéutico no puede tener ni rastros de culpa, nada de comérselo pensando en el kilo que se va a engordar, ni quedarse con las ganas del topping de chocolate. Nada disfrute todo y corónelo con una cereza.

    Sylvie Bartan y Francoise Hardy via oldfashionislovelyfashion
    3. Relájese y disfrute: solo dura unos minutos, así que disfrute cada uno de ellos. La seratonina hará de las suyas y una vez terminado, las cosas se verán menos oscuras.

    Plus: Cartera “Nada que un helado no pueda resolver” inspirada en las propiedades curativas del helado!


    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Antes de comentar, tienes que tener iniciada la sesión o iniciarla a través del menú desplegable (comentar como) abajo del cuadro de comentarios en una de las siguientes cuentas:
    -Google
    -Live Journal
    -WordPress
    -Aim
    -Open ID
    Si no tienes una de ellas, usa la opción de Nombre/URL para dejarme saber quién eres y seguirte a través de tus comentarios.
    Por último para seguir los comentarios de esta publicación "suscríbete" para que los mismos lleguen a "tu correo electrónico" y seas notificado de los mismos.
    Gracias por tu tiempo y por visitarme!