21 sept. 2011

La Tele.


Yo pensaba que la magia de la tele se producía cuando uno se quedaba pegado a una novela por dos años, sufriendo con el protagonista. Pero el sábado comprobé que la magia empieza en el momento en que pisas el set de grabación.
 Me explico, llega uno despelucado con cara de agote, después de madrugar y cargar con medio showroom, tira uno como pueda maletas en medio del pasillo y se sienta a esperar. Hasta ese momento no me imagino cómo van a lograr organizar todo lo que está arrumado en el pasillo, -incluyéndome-.
 Pero en cuestión de diez minutos, mientras una maquilladora me toma por su cuenta, otra persona del equipo organiza mi docena de carteras. Y así, lo que antes era un pequeño desastre, ahora se ve armonioso. He ahí la magia.


Quise tomar unas cuantas fotos del "truco", el resultado final lo veremos después cuando salga al aire por Telmex el programa de emprendedores al que me invitó Javier Delguidice.

Como quien dice, este post continuará...