14 jun. 2012

Sí puedes, Celebra!


Creo profundamente en el poder de los ritos, sin importar  la religión a la que pertenezcan. Estoy convencida  de que estos ayudan a marcar las etapas significativas de la vida, ayudan a  iniciar y cerrar ciclos.

Las niñas el día de su Primera Comunión.

Habiendo dicho esto, y aclarando que soy de las que respeta y valora los ritos, agrego ahora sí que aparte de lo trascendental que conllevan, los ritos también hacen que la vida sea divertida. Son ocasiones para salir de la monotonía, una razón para reunirse con la familia y amigos, ponerse un vestido bonito, comer torta, tomarse muchas fotos y celebrar!



Tuve la oportunidad de compartir con un grupo de niñas, que no conocía, el día de su Primera Comunión. Fue una experiencia bonita verlas tan felices. Y como no existían lazos afectivos entre ellas y yo, pude ser una observadora  imparcial de todo lo que pasaba a mi alrededor. 





Protagonistas de este día de pies a cabeza.
                   
Las niñas eran el centro de atención, estaban y se sentían hermosas. Sé que algo más profundo pasaba también por sus cabezas ese día. Pero yo realmente me gocé verlas disfrutar de sus coronas y peinados.

A jugar bonito.


Viendo a estas niñas tan contentas, pensé que no hay razón para dejar pasar desapercibidos los momentos importantes de la vida. Realmente no son tantos.