20 nov. 2012

HANDLE WITH CARE


Me gustaba jugar con los dientes de león cuando ni siquiera sabía que se llamaban así. Era lindo encontrarlos  para soplarlos y verlos desaparecer. Ahora veo la instalación de la artista alemana Regina Ramseir, donde  suspendió del techo de una habitación 2000 de ellos y me parece mágico. 
La artista Regina Ramseir preparando la instalaciónSupongo la dificultad que implicó manipular 2000 dientes de león sin que sufrieran ningún daño y entiendo la delicadeza de su trabajo.
 

Entonces, empiezo a asociar imágenes en mi cabeza. Viene a mi mente el diseño de las lámparas Raimond, una esfera perfecta llena de lucecitas led.
Las lámparas Raimond para Moooi  en el restaurante Aria en Toronto
O la colección de Otoño 2012 Couture de Elie Saab donde lentejuelas y canutillos se tejen en tules y redes. 
Parte de la Colección de Elie Saab Otoño 2012 Couture
En cada uno de estos trabajos veo un punto de encuentro: lo bello a partir de la fragilidad … y otra vez pienso en lo mucho que me gustaba soplar dientes de león. 


 Imágenes tomadas de: